Translate

14 de octubre de 2017

🎬 Dream boy



Película.
País: Estados Unidos.
Año: 2008.
Basada en la novela de Jim Grimsley


Sin nota


Estamos en la década de 1970, en St.Francisville, Louisiana (enlace), un pueblo rural del sur de Estados Unidos. Los habitantes del pueblo “se divierten” juzgando a los demás, y yendo a la iglesia. La represión y la pena es lo que prima en ese pueblo (y como éste en muchos otros), de profundas ideas religiosas que solo invitan a la homofobia, la intolerancia, el silencio, el miedo.


Nathan se ha mudado con sus padres a ese pueblo. Él es un chico asustadizo e introvertido que no sabe relacionarse con otras personas. Es un chico inteligente, que intenta ser invisible dentro y fuera de su propia casa. Su sufrimiento no se cuenta ni con las gotas de lluvia, su corazón está roto y solo Roy podrá hacerle sonreír.


Roy es un guapísimo chico granjero que vive al lado de la nueva casa de Nathan, él cree en fantasmas, y tiene el típico grupo de amigos, también una novia con la que solo juega a besarse. Roy en realidad es homosexual, pero su educación y el miedo represor que le rodean no invitan a aceptarse a sí mismo, aún así no puede evitar buscar siempre el modo de estar al lado de Nathan.




En ese pueblo rodeado de fantasmas, casas abandonadas en lo profundo del bosque, cementerios antiguos, se esconde algo que no permitirá que ambos encuentren su felicidad. Pero ¿de quienes deberían asustarse, de los fantasmas, los recuerdos difíciles, el ambiente opresor, o los habitantes de St. Francisville?


Dream boy es una película que recomendaban como muy dulce, aunque nadie se paró a avisarme de la multitud de sentimientos que iba a desatar en mí, de esos para los que no estaba preparada. La historia me llegó al corazón y lo rompió en pedacitos. Y creo que siempre será así, porque es una historia que no olvidas y que te hace sentir triste y dolida. Dolida porque ese mundo de dolor y represión todavía existe en muchos rincones de la tierra. Ojala un día el mundo amaneciera y no sucedieran cosas como éstas, porque me rompe el corazón la violencia de ciertos monstruos, y la represión emocional a la que se somete a las personas.




Dream boy me gustó mucho, despertó todos mis sentimientos, dejó mi corazón en carne viva, me fascinó con ese ambiente gótico y esas leyendas de fantasmas que en verdad me daban un poco de miedo, pero que al final me recordó que son los vivos los más peligrosos, esos son los que siguen aplastando corazones.


Ojala no existiera ni un solo Dream boy que necesite sostenerse a sí mismo en los brazos de su amado en lo más escondido del mundo.




Nathan (chico castaño) es adorable, me entraban ganas de abrazarle y no soltarle, de prometerle que todo iría bien, pero claro yo no tenía ningún poder para hacer que todo le fuera bien. Sé que hay personas que no van a comprender a Nathan porque es introvertido, tímido, dulce, y no tiene carácter. Es un chico que no está bien psicológicamente, convive con el miedo, la humillación, el dolor abrasador, el silencio de la violencia que ha rodeado su vida. En principio solo encuentras en él a un chico traumado, pero después sientes en ti el miedo aterrador con el que él vive. Nathan quiere mucho a Roy, al punto de quedar siempre sin defensas por su necesidad de darle amor y placer.




Roy parece que lo tiene todo y sin embargo no tiene nada, al menos no hasta que lo tiene a Nathan. Roy es super tierno y dulce. Él quiere mucho a Nathan, e intenta implicarle en su vida sin esconderle. En general es un chico protector, muy sensual con Nathan, y tiene una sonrisa hermosa que se llena de ternura cuando mira a Nathan. Roy refleja muy bien ese conflicto entre lo que es y lo que debe ser, esa pequeña violencia dentro de sí debido a una vida de rechazo y represión consigo mismo por culpa de ese pueblo religioso que aplasta la libertad, tolerancia y aceptación. Por suerte, es un chico la mar de adorable salvo por un minuto de una escena.


Su relación me gustó mucho, porque combina esa libertad de sentimientos y sexualidad que ambos necesitaban. Quizás yo ayudaría primero a Nathan a curar su trauma antes de mezclar sexualidad con su amado, pero las vidas de ambos son difíciles y Nathan y Roy se dejan llevar por lo que les pide sus emociones mutuas. Su relación tiene mucho de caliente sexualidad pero también comparten sentimientos de amor.



Ellos dos realmente me encantaban y me hacían sonreír como una tonta, porque solo el uno con el otro podían desnudarse y explorar sus emociones/necesidades. El uno era el refugio del otro y viceversa, el ser más bonito, la luz dentro de ese opresivo mundo, de esa oscuridad. Me encantaban. Se querían, se necesitaban. Cuanto era amor y cuanto era necesidad es algo difícil de diferenciar pero necesitaban esos besos, abrazos, caricias, encontrar el placer o darle placer al otro, sentir el mundo en el refugio que representaba el otro.

Podríamos preguntarnos si Roy se aprovechaba de la timidez y tristeza de Nathan y yo respondería que no porque Nathan siempre acariciaba a Roy porque él también necesitaba quererle y escapar de tanto dolor y de ese mundo corrosivo que le forzaba al silencio. Nathan era muy feliz con Roy, y Roy con Nathan 💕.




Lo único que no me gustó fue una escena entre los dos SPOILER ambos estaban felices y Nathan estaba acariciando con su cuerpo el cuerpo de Roy dentro del coche, y entonces Roy se da cuenta de que un chico sin experiencia sexual no podría provocarle tanto placer de un modo tan rápido y se enfada con Nathan, odié que casi se pusiera violento y celoso con Nathan, ¡me asustó! FIN SPOILER



Entre los secundarios más importantes, se encuentran los amigos de Roy, los padres de Nathan, la novia a la que Roy no deja pero con la que no puede seguir más, y por supuesto, esa ambientación gótica que tiene tanta presencia que es como un personaje más (y uno importantísimo) dentro de la película. Al padre de Nathan y a Burke les tengo un asco bestial y no tienen jodido perdón, merecen el infierno SPOILER El padre por violar y abusar de Nathan durante años, con lo que Nathan está traumado de por vida; y Burke por violar y matar a Nathan al final de la película FIN SPOILER.
😭😭


Recuerdo que tras esta película, que tanto me emocionó, asustó y atrapó, yo lloré durante horas, y tuve que hablar con mi amiga Ilse de Dream Boy para poder sentir que podía respirar (¡ella también la había visto!). Porque la película es tan trágica que no te suelta el corazón ni tras horas de haberlo roto en mil pedazos. Yo no podía parar de llorar. Es que amo a Nathan y Roy 💔




El final entiendo hasta cierto punto, luego ya no entiendo nada… SPOILER MI TEORÍA yo entiendo que en espíritu Nathan va a buscar a Roy, que se ha suicidado porque no puede vivir sin Nathan, pues en la muerte y ahora como espíritus es el único lugar donde es aceptable amar y ser homosexual. Eso es lo que yo entendí. Y lo veo como una crítica a ese terrible mundo que hunde y oprime, y donde la iglesia / religión tiene mucho que ver con eso FIN SPOILER


No he leído la novela pero sé que la película contó con la participación del escritor, y creo que él se sintió muy orgulloso de la adaptación, aún si no hubo mucho presupuesto para realizarla. Porque todos dentro de Dream boy consiguieron entender el corazón de Nathan y Roy, y la opresión y represión de ese pueblo y esos habitantes del sur en la década de los 70. Lo más triste es que Jim Grimsley creció en un pueblo como ése, donde ser tú mismo era ponerse una cruz en el corazón, cuando no acababa con tu vida.



ELENCO

Stephan Bender interpretó a Nathan y Max Roeg  interpretó a Roy.




Me encantó cómo construyeron a sus personajes, y aunque no pienso que fueran los mejores actores del mundo (en 2008) si me encantaron 👬 pues me hicieron sentir todo lo que ellos quisieron: pena, dolor, tensión, amor, esperanza, respeto. El conflicto consigo mismos y con los que les rodeaban. El grito silencioso de poder amar sin ser castigados por ello. Un deseo de libertad. Jamás sintieron el orgullo y la paz que trae consigo el vivir en un mundo que ama quien eres y eso duele.


Me gustaría ver más películas de ambos para ver que tan buenos actores son pero ellos siempre serán para mí Nathan y Roy.




Me encantaron juntos, había una necesidad muy difícil de crear entre los dos y ellos la crearon. Se vivieron mutuamente, esa sexualidad (caliente, suplicante, siempre susurrandotócame”), y esa necesidad de afecto, compartiendo esas preciosas e intensas miradas, sonrisas, esos toques de mariposa de la primera vez que se tocaron en las manos / labios, esas caricias de piececitos y de las palmas sobre la piel desnuda de arriba a abajo, y cada vez que repetían y se amaban, y como se besaban el corazón incluso con los ojos ❤.




SPOILER La escena en la que Roy le suplica a Nathan: “Por favor, Tócame” en el autobús es una de mis favoritas por como necesitan acariciarse y como se abrazan con tanto amor. Otra importante para mi es en la casa embrujada, cuando Roy quiere llorar porque Nathan está asustadísimo y lo único que desea es poder protegerle en sus brazos. FIN SPOILER Esas por elegir algunas escenas. Ambos se daban esperanzas y yo los quiero mucho ❤.




YO LES AGRADEZCO QUE SE BESARAN Y ACARICIARAN TAN DULCE, NATURAL Y SENSUALMENTE.

Dicho esto, necesitamos historias que nos dejen esperanza. Construyamos un mundo mejor ahora que estamos en 2017. Triste década de 1970 en el sur de Estados Unidos. 

Mayu.

11 de octubre de 2017

2º Puro, 3º Deidad, 3’5º Elixir, 4º Apollyon, 5º Centinela - Jennifer L. Armentrout

#Saga Covenant#
Publicación original: 2011-2013, Estados Unidos.
Género: Fantasía juvenil, mitología griega, criaturas (3 tipos), dioses, cazadores de criaturas, romance, triángulo amoroso a tope.
Páginas aproximadas de la saga: 2,100.


Nota media de la saga: 2’166/10


Bienvenidos al universo Covenant. Mestiza podéis encontrarlo aquí reseñado. Esta vez os traigo una reseña conjunta.

Os aviso, ODIO LA SAGA COVENANT. MI OPINIÓN NO ES AMABLE.

¡AVISO, SPOILERS!

2º PURO (0/10) Y 3º DEIDAD (0/10)


Puro y Deidad.png

Estos son los dos libros más decepcionantes de la saga. Tanto Puro como Deidad se han ganado mi completo odio. Mestiza no me gustó mucho, me decepcionó un montón pero es que Puro y Deidad son mil veces peores y no tienen razones para existir. Yo creo que si estos dos libros desaparecen la saga mejora. Es más, por culpa de estos dos libros yo casi abandoné la saga, porque me tenían amargada, cabreadisima, y hasta las narices de todo y de todos. En 800 páginas solo pasan auténticas tonterías, y yo me sentí estafada, porque mucho prometer fantasía y mitología griega y lo único que tienen estos dos libros son a Alex siendo más insoportable que de costumbre y ese triángulo amoroso bestial.


Nos llevó 800 páginas descubrir el misterio del padre de Alex, también que los dioses se revelaran, o que la acción entrara en escena. La saga al completo desaprovecha todo su potencial pero con estos libros en particular más. Por no añadir como se sigue pareciendo demasiado a Vampire Academy. Se nota que a Jennifer L. Armentrout le encantaron los personajes y tramas de VA y los replicó aquí, con tan mala suerte que no tiene gracia.


Estos son libros tontos, juveniles, con mensajes terribles sobre como quererse a una misma y sobre como enfocar las relaciones y las actitudes hacia otras personas. Alex es libre de pasarse dos libros enteros teniendo sexo con Seth (ya sabéis, sexo pero sin penetración, y narrado de un modo pavo para que no parezca que está haciendo lo que realmente está haciendo, teniendo orgasmos con los magreos de Seth y acariciándose el uno al otro piel con piel XD) y yo soy libre de que eso me diera asco por el hecho de que Alex no paraba de llamar puta u otras cosas a otras chicas por cosas semejantes (todas las otras chicas que se acuestan con Seth entran para ella en esta categoría). Como digo, odio la actitud de Alex con otras chicas, por ej a una de las chicas (de muchas) con las que Seth se acuesta durante la saga, Alex la llama Tetas Grandes porque no tiene ni el mínimo respeto por decirnos su nombre. Y como esto hay muchas otras actitudes vergonzosas que solo dan un mal mensaje. Ya está bien de que enseñen a personajes como Alex, que llaman putas a otras chicas, les rompen la nariz simplemente porque se les ha ocurrido hablarla mal, y se sienten molestas porque determinado chico hable con otra chica, ¡que no es tuyo, no es un objeto! Otra cosa es la puñetera posesividad, que estoy hasta las narices de que las supuestas relaciones positivas se basen en celos, posesividad, egocentrismo, creando malentendidos en vez de comunicarse, etc.


Alex es una de las peores protagonistas que conocí jamás y en estos dos libros mi asco por ella alcanzó cotas insuperables. Si hay una tía a la que yo odio es Alexandría. No la soporto ni un poquito y no es porque sea malhablada, maleducada, e inconsciente, no, es por todo eso y más, entre otras cosas porque ella confunde carácter con agresividad. Repito: su madre mató a los padres de su rival del Covenant de la isla, esa chica está cabreada con Alex y Alex decide tirarle una manzana y romperle su nariz y después solo se regocija de su travesura. ERES GILIPOLLAS, 😑 ALEX.


Alex como no, sigue viviendo en egolandia. Ya sabéis, ese lugar donde solo existe ella. Ella. Y después ella. El mundo gira en torno a ella, la gran Alexandria, que no da una en los entrenamientos pero que en las pocas batallas del libro siempre mata a todos los que se le ponen por delante (lo olvidábamos, es Seth quien le transfiere el poder) porque es la heroína de ésta saga, destinada a ser grandes cosas. Todo tonterías que nunca logra por méritos propios. ¿Mató a los malos, mató a criaturas mitológicas? Si. Pero fue con el don de Seth, que mira por donde, hace a Alex más poderosa cada vez que tienen una sesión de besos y magreos, y picores por todas partes. La atención del poderoso y buenorro / malvado Seth hace vivir aún más a Alex en Egolandia. Alex es una tía que se lleva el título n° 1 porque ella cree que el mundo debe girar a sus pies, incluso con cualquier tontería. Es un ser egoísta que no se preocupa más que por si misma, incluso cuando están ocurriendo verdaderas desgracias. Todo lo que importa es ella, su vida, su dolor, su despertar, su romance imposible con Aiden, su sexualidad / loca atracción por Seth. Nunca se para a cuidar de otros, a saber de ellos, todo en lo que ella puede pensar es en sí misma, en si la quieren, si son malos con ella, si la juzgan muy duramente cuando lo único que hace es entrenar y suspirar dentro de su dilema amoroso…

Los dos libros son una excusa tonta -con poca fantasía y acción- para regalarle a Alex un triángulo amoroso. Libros como estos los hay a montones. ¿Y he dicho ya que odio los triángulos amorosos? Los odio, pero este se lleva la palma. Personal o no, yo he sentido mucho asco. Cuanto más leía menos me gustaba estar inmersa en este estúpido dilema amoroso donde realmente no se necesitan tantísimas páginas. Es un bucle infinito sin avance porque Puro y Deidad se dividen entre pensamientos locamente apasionados sobre Aiden, donde se derrama miel a toneladas, como si llevaran 50 años de amor; y escenas con Seth explotando el deseo sexual, dialogando en plan “sexy” porque todo lo que dice Alex… Seth lo lleva al terreno sexual. Asqueadísima acabé.


Aiden en estos libros es mucho más tonto, serio, soso, manteniéndose alejado pero amándola para toda la vida, porque la conoce desde hace un mes y su amor es eterno. Pues no, otra estupidez incoherente e imposible de creer.


Seth dejó de gustarme. En estos dos libros se vió quien era él, y mira, no, no me gustas, tío. Lo único que sabe hacer es matar y dejarse manipular como un títere y por eso no le importa usar su sexualidad para sumergir a Alex en su “despertar Apollyon”, todo con el fin de ser el Apollyon más poderoso de la tierra. Me decepcionó muchísimo como Seth podía llegar a ser tan falso.


En el final de Deidad, Aiden claudica y se acuesta con Alex, con lo que ¡cuernos a Seth! Pero la autora lo mejora poniendo a Seth también poniendo cuernos con Tetas Grandes (es terrible pero como no dijo su nombre no puedo llamarla de un modo respetuoso). Otra cosa es que ¿Aiden ahora claudica? ¿Y qué más da ahora que antes? Sigue sin poder salvarla tal y como llora en este capítulo visto desde su punto de vista en Puro.



Y claro, como Alex y Aiden ya son novios al final de Deidad, tras confesarse su mutuo amor, se van a la cama, porque en este mundo tonto, "el sexo entre Aiden y Alex es prueba de amor". Joder, ¡pues no! Osea Alex pasa de tener momentillos sexuales con Seth (masturbaciones, besos con lengua, acariciar con su cuerpo el cuerpo del otro con desenfreno, etc, ¡esto también es sexualidad!) a tenerlos con Aiden (pero sin desenfreno). Aunque ella quería perder la virginidad con Seth porque su cuerpo ardía con él como no arde con Aiden, solo Aiden puede tener ese premio, porque sí, porque esa es la visión terrible de la sexualidad. Es como un doble mensaje excesivamente hipócrita / machista. Odio todos estos mensajes, porque ni creo en ellos ni los comparto.


En estos libros también salen secundarios que viven sus vidas girando entorno a Alex por supuesto. Yo solo destaco al pobre Caleb, que qué tristeza lo que le pasó a él con lo achuchable que era, y a Luke y Deacon, que son la pareja gay de la saga.

3'5º ELIXIR (4/10) Y 4º APOLLYON (2/10)


Elixir y Apollyon.png

Elixir continúa bajo el punto de vista de Aiden, es novela corta, y la verdad es que Aiden es mejor narrador que Alex porque él básicamente no es insoportable. Es un tio excesivamente plano y normal pero no es insufrible leer sus pensamientos.


Con la novela corta precisamente yo me divertí cuando Alex toma el elixir y tiene una nueva identidad, y ambos tienen un rol de maestro y esclava. Alex era como un cachorrito y fue la única vez en toda la saga que me cayó bien, vamos cuando dejó de ser ella misma.


Aiden tiene pensamientos muy lindos por Alex, está de verdad enamorado de ella. A él, tan serio y seguidor de las normas como es, le encanta que ella sea una loca que se salta las normas porque él cree que ella vive y él no. Lo que no me gusta es que él ve toda la relación sexual de Alex con Seth como algo de lo que solo Seth tiene responsabilidad, y no es verdad, ambos estaban de acuerdo en esa rara y posesiva relación de criaturas apollyons.


Apollyon continúa donde termina Elixir. Alex se pasa la mitad del libro con su mente gobernada por Seth, osea Alex no está realmente dentro de su cuerpo, lo que hizo tolerable el asunto. Pero era repetitivo porque era ella encerrada en una jaula diciéndole cosas hirientes de Aiden, y Aiden sintiendo sangrar su corazón. Después dejé de leer y solo fui leyendo escenas puntuales porque una vez recuperada el libro era 1) entrenamientos 2) muertes de personajes 3) pensamientos de miel sobre Aiden 4) escenas románticas/sexuales con Aiden 5) Seth el malvado tratando de convencer a Alex al lado oscuro para dominar el jodido mundo.

5º CENTINELA (4/10)


Centinela.png

Sin ninguna duda, este es el mejor libro de la saga. La verdad es que me sorprendió porque yo ya iba tan cansada / cabreada que no podía imaginar que Centinela estaría bien, incluso lo leí, saltándome escenas, pero lo leí. No es que sienta que Jennifer se dejó lo mejor para el final, es simplemente que es mejor que el resto porque todo tiene un poquito de calidad y los personajes se han centrado y yo los tolero, pero no quiero a ni uno de ellos cerca de mi.

En este libro Alex ha madurado por fin. Es tolerable. No nos engañamos, es la reina del drama queen y de vivir en egolandia, pero se da cuenta de verdad de que no todo gira en torno a ella o si lo hace, pues ella está ahi para impedir mas tragedias, no para darles pie. Alex nunca dejará de ser una niñata insoportable pero aquí era tolerable, o quizás lo fue porque evité leer sus pensamientos que solo habrían conseguido que abandonara la saga cansada de tener que “convivir con ella”. No quiero volver a ver nunca a Alex, si soy sincera.


Aiden pues poco me hace sentir. En este libro es de otro modo al de los libros anteriores. Ahora es menos zombie y está más vivo. Ahora si parece un chico real, y fríamente en este libro es super mono. Pero ya fue tarde para llegar a mi corazón. Me gustó una cosa que le dijo a Seth cuando el Apollyon en plan cavernícola decía que Alex era suya. Aiden soltó "no es un objeto". Pero a la vez Aiden eximía a Alex de toda la sexualidad con Seth, como si Seth la hubiera obligado a sentir y compartir deseo, a dormir juntos desde el primer día en Puro, y a perder la ropa por el camino. Te equivocas Aiden, Alex tomaba decisiones, te gusten o no, porque sigues queriendo creer que es tu princesa de cuento.



Las escenas románticas en este libro fueron monas, super cursis, pero monas. Aunque no recuerdo ni una sola escena 😲. Debe de ser por lo empalagosas que eran, como para niñas adolescentes, o porque he borrado de mi memoria la saga Covenant.

Seth vuelve en esta entrega para hacer que nos rindamos con él, porque ha decidido dejar de ser un psicópata para unirse al equipo de los buenos. SPOILER Eso incluye sacrificarse al final del libro y quedar en esclavitud, todo para que Aiden y Alexandria puedan amarse para siempre. FIN SPOILER


Me reconcilié un poco con él en el sentido de que ya no estoy cabreadísima porque fuera un falso y esté un tanto loco. Pero tampoco le idealizo y no lo quiero como novio (mejor como paciente), porque en este punto él no es nadie que pueda querer a alguien de un modo sano, o querer de verdad para el caso, porque Seth ni siquiera se quiere a sí mismo.

*Leeré algún día su saga, Titan, aún así*

Deacon y Luke son super monos pero juntos no tienen muchas escenitas, y ni una intima, a solas, salvo la cuqui del primer encuentro, en este enlace (no está incluida en los libros).


Luke es muy lindo, a mi me encantó cuando en Deidad le soltó ese precioso discurso a Alex que le hizo a abrir los ojos. Es un chaval achuchable. Deacon es sexy, diferente a otros, y está roto.

Los dos se conocen en ese relato donde rebosan química, pero queda precipitado que con eso ya sientan que van a enamorarse. Lo que no me creo nada es el cambio radical de Deacon, que pasó de drogarse y etc a ser chico sano al minuto de seguir a Luke.

YO NECESITO LIBRO DE AMBOS.



EN CONCLUSIÓN Nota media: 2'16/10


La verdad es que la saga en si no me ha sorprendido nada, no le he encontrado nada novedoso o especial a otras sagas. Solo se copian cosas de Vampire Academy y cuando se deja de hacerlo, la cosa tampoco mejora, salvo el último libro, que es el único que causa expectación.



Debo decir que no me ayudó nada que Alex me hiciera odiarla por todo lo que he contado (y por muchas otras cosas que no, y que si queréis las conocéis por vosotros mismos). O que yo quisiera leer Titan y por eso leyera esta saga y fuera un bofetón quedarme desencantada con Seth, por no hablar de tener que leer cada momento de tensión / toqueteo sexual entre ellos. No le veo el sentido al pack Seth & Alex, y menos que Alex acabe lloriqueando porque en el fondo de su alma ahora que vive en casi matrimonio (y feliz) con Aiden, comprende que también vivirá amando unilateralmente a Seth, porque es su Seth, su mitad Apollyon. Sí, ¿cómo no iba ser esa la conclusión? 😕. Lo que no quiere decir que siga manteniendo esa sexualidad activa con Seth pues Alex es puritana, lo que viene a significar que en el pasado sí podía ponerle cuernos a Seth con Aiden, podía liarse con Seth y sentir burbujitas en sus partes íntimas y luego comparar eso con lo hermoso de su amor eterno por Aiden -a veces incluso en medio de eso, muchas veces en realidad-, pero no puede quedarse con el pack Seth & Aiden. No pido que se quedara con ambos (me dan igual y a la vez, no los quiero para Alex), solo que Jennifer se olvidara de conclusiones como estas a final de saga.

Me siento TAN estafada con la saga. Para lo que se nos ha contado, sin muchísima paja, lo central y relevante, la raíz de la historia, podría haber sido contada en 2 libros (800 páginas) y entonces habría sido bastante mejor, ya sabéis, calidad vs cantidad. Jennifer L. Armentrout, con su preciosa mente y su maravillosa pluma -brilla por esto en los dos últimos libros de la saga, en comparación con la pobre escritura de los otros libros-, ha desaprovechad 2,100 páginas. Yo no me imaginaba que la saga no me iba a gustar, pero es que todo el mundo hablaba maravillas, y eso no es verdad
😕.

Hay tantas cosas que se podrían haber creado en ese mundo de fantasía y de mitología griega, y ¡no se ha hecho!


2'100 páginas podrían resumirse en 7 puntos:

1) Alex es egocéntrica, egoista, y solo existe ella (y Aiden, vale, que ha escrito mil páginas de amor por él)
2) Todo el mundo se muere porque aún siendo Alex y Seth todopoderosos los secundarios mueren (quedan un par vivos, no digo cuales)
3) Alex no deja de hacer gilipolleces SPOILER incluso cuando Caleb muere por SU culpa FIN SPOILER Y cuando alguien muere, ella es la víctima, porque en sus palabras "aquel que murió ahora es feliz en los cielos", por tanto, no deben llorar por el fallecido, deben llorar por ella. Volviendo a egolandia.
4) Todas las chicas son menos respetables que Alex, no deben ser escuchadas porque drama-queen no puede no ser la mejor y la que se equivoca
5) Alex quiere arreglar su personalidad en Centinela porque ha madurado pero nah, sigue siendo la misma, solo que más tolerable. Le llevó 2’100 páginas
6) Entrena, Alex entrena + Alex gana contra los "monstruos" malos
7) Alex llora por su trágico amor con Aiden y arde en deseos calientes por Seth.


Si vuelvo a cruzarme con una saga que tenga una protagonista como Alex, con unos valores tan pobres sobre cómo debe ser una chica (y cómo debe tratar a otra), y sobre otras cosas en general, no dudaré en escapar corriendo. Para no cabrearme y sentirme decepcionada, y para que no tengáis que conocer cómo el mundo consigue vender tan bien los libros que solo difunden patrones tóxicos.


Bella ha traducido unos extras especiales de la Saga Covenant. Click aqui


Mayu.